Batum: “El Balón de Oro sólo puede ser para Ribéry”

“Sí, con mucho gusto. Voy a lanzar unos tiros y la hacemos”. Faltaba hora y media para empezar el partido entre Los Angeles Lakers y Portland Trail Blazers, el 1 de diciembre, cuando el baloncestista francés Nicolas Batum concedió a fifa la entrevista.

En las redes sociales, Batman expone su pasión por un deporte que le fascina y esa misma mañana, en el hotel, disfrutó con la victoria del París Saint-Germain sobre el Olympique de Lyon. Al cabo de un cuarto de hora para realizar el habitual calentamiento, el campeón de Europa en este 2013 hizo un hueco para hablar de fútbol con fifa al borde del parqué.

Nicolas, si pudiera votar por el Balón de Oro, ¿por qué jugador se decantaría?
En circunstancias normales, y sin discusión, debería ser para Franck Ribéry. En mi opinión, ¡sólo puede ser él! El último mes de Cristiano Ronaldo relanza un poco la pugna; especialmente sus goles contra Suecia. Estuvo impresionante y, en el momento de votar, a menudo es la última impresión la que cuenta. Todo depende de los criterios. Si el Balón de Oro recompensase la temporada 2013/14, entonces Ronaldo podría ganarlo, pero en función de las actuaciones en el año civil, Ribéry vuelve a convertirse en el favorito número uno. Si hablamos solamente de estadísticas, Ronaldo es primero, pero si premiamos primero los títulos y la actuación colectiva, entonces es Ribéry. Él logró el triplete. Para mí, el vencedor es ante todo el que hace ganar a su equipo. Es parecido en el baloncesto de la NBA: el mejor jugador de la temporada debe estar en el mejor equipo. Y en 2013, el que dominó el cotarro fue el Bayern de Múnich.

Por tanto, a su juicio, ¿el reinado de Lionel Messi debe interrumpirse?
Ha estado lesionado y no ha hecho una temporada grandiosa, entre comillas… Nos ha acostumbrado a poner el listón tan alto que, en cuanto ya no está extraordinario, se nota. Este año no es para él. Está entre Cristiano y Ribéry, ¡y punto!

Ha mencionado el dominio del Bayern. ¿Cómo valora la repercusión individual de Ribéry en la calidad colectiva del equipo?
Él es el motor. Está claro que todo el equipo ha estado colosal, ya sea Robben, que siempre marca un gol cuando el equipo lo necesita, Müller, Gómez, Lahm, que hace un trabajo increíble, o Schweinsteiger, que sencillamente es grandioso. Si me apuras, ¡hasta el portero, Neuer, podría aspirar al Balón de Oro! (risas). En esta orquesta, Ribéry es el director de juego, el metrónomo y el líder técnicamente. En baloncesto diríamos que sería “el hombre de los 20 puntos y 10 asistencias por partido”.

¿De dónde viene su fervor por el París Saint-Germain?
Siempre he sido más pro-París que Marsella desde el principio. También animo al Stade Malherbe de Caen, evidentemente [el principal equipo de su tierra], pero tengo una afinidad especial con el PSG. Y la ambición que tiene el club, a mí me gusta. Por más que se les critique por el dinero, en el deporte de alto nivel, y en el fútbol mundial más todavía, así es como funciona la cosa. Si te fijas en el Madrid, el Manchester, el Bayern o el Barça, no han llegado hasta ahí sin poner mucho dinero. En Francia nos quejamos de que no tengamos un equipo capaz de ser competitivo en Europa, pero cuando se ponen todas las bazas para tener uno, la gente sigue sin estar contenta. Es una lástima. A mí me gusta mucho esa ambición, porque quiero ver a un equipo francés ganar la Liga de Campeones. Pero también hace falta que esa competitividad perdure; hace falta que cada año, cuando se hable de los favoritos al título, el PSG esté con los más grandes de Europa.

Está hablando de la época actual del PSG, ¿pero en qué momento empezó a apoyar al equipo? 
Sobre todo, empecé a seguirle mucho con la llegada de Ronaldinho. Cuando fichó, me puse a ver más los partidos, pues coincidía también con el momento en el que me interesaba por el fútbol cada vez más. Luego hubo un bajón en un momento dado, pero aun así estaba Pauleta, ¡que metía goles increíbles! Ahora, cuando miro la plantilla del PSG, me digo a mí mismo que nadie en Francia puede igualarle, como no sea un poco el Mónaco. Pero se necesita tiempo para construir un equipo y el Mónaco no está jugando competición europea. Por tanto, es más difícil convencer a los grandes nombres para que vengan.

¿Comprende que el público a veces pueda albergar un cierto rechazo hacia los importes de los traspasos y los salarios de los jugadores?
Pero es que es eso lo que permite hoy tener partidazos que hacen soñar a la gente… Sin embargo, la gente se olvida con demasiada frecuencia de que, cuando estamos en la cancha, no pensamos en eso. Nos importa un rábano. Pensamos en jugar, y el público no debe olvidarlo. Pasan muchísimas cosas al margen, ya sean los patrocinadores, los contratos, los derechos televisivos… Pero en cuanto se empieza a jugar, ya no se piensa en todo eso, ¡lo puedo asegurar! Somos jugadores ante todo; vivimos por y para el balón.

¿Cuál es su mejor recuerdo como amante del fútbol?
Siempre será [el Mundial de] 1998. Estaba en mi casa, con toda la familia. Pero bueno, supongo que será igual para cualquier francés. ¡Fue tan mágico…!

¿Y su gran sueño como aficionado?
Creo que voy a vivirlo este verano: ya he reservado mi semana en Brasil, durante la última semana del Mundial. Las semifinales y la final; es lo único que importa para mí. ¡Ver un Mundial en Brasil va a ser un gustazo tremendo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>