Joakim Noah: “¿Mi Balón de Oro? Zlatan”

El deporte es cosa de familia en la saga Noah. El abuelo, Zacharie, fue futbolista profesional, y el padre, Yannick, brilló en las pistas de tenis, y después con un micrófono sobre los escenarios musicales. El nieto, Joakim, sigue llevando el deporte en la sangre, pero prefiere otro tipo de balón.

Aun así todos los veranos, si tiene la oportunidad, especialmente con su amigo Steve Nash, Jooks se divierte dando toques a un balón de fútbol. Durante la temporada, se contenta con verlo por televisión siempre que puede.

Para hablar con el subcampeón de Europa de baloncesto de 2011 de su relación con el fútbol, fifa se desplazó al vestuario de los Bulls, en el United Center de Chicago. El equipo acababa de sufrir una dura derrota, pero Joakim aprovechó para distraerse hablando de otra pelota (ndlr: la entrevista se hizo antes de conocer la lista de tres finalistas para el FIFA Ballon d’Or)

Joakim, si pudiese votar para elegir al FIFA Ballon d’Or, ¿por qué jugador se decantaría?
¡Zlatan Ibrahimovic! Es mi preferido, de corazón. En primer lugar, porque es sueco, y me encantan Suecia y su gente. Y luego, porque entusiasma a París y al Parque de los Príncipes, y a todos los demás jugadores del PSG les encanta. Tiene un talento increíble, todo el mundo lo valora.

Usted es hincha del París Saint-Germain. ¿Consigue seguir regularmente sus partidos y resultados durante la temporada?
No, no mucho, al vivir en Estados Unidos no es muy fácil. ¡Pero me alegro mucho de que Zlatan esté en el PSG! Mi época fue la de George Weah, Raí, David Ginola, Daniel Bravo. También estaban Bruno Ngotty y el gran Bernard Lama, por supuesto. Yo me divertía muchísimo cuando, en los pases hacia atrás, regateaba en lugar de atrapar el balón con la mano. ¡Ese era mi equipo, iba al Parque de los Príncipes todos los sábados! 

¿Su primer recuerdo como hincha se remonta precisamente a aquella época?
Sí. Mi padre me llevaba al Parque de los Príncipes de pequeño, y recuerdo una chilena de Amara Simba, creo que fue contra el Nantes. ¡Me volví loco! Ver aquel gesto allí, en el Parque de los Príncipes, fue increíble. Yo tendría siete u ocho años, y en aquel momento me dije: “¡Vaya, yo he estado aquí! ¡He visto este gol en el estadio!”.

¿Y cuál es su mejor recuerdo del fútbol?
El Mundial de 1998, aunque en realidad no los partidos de la selección francesa, porque en aquel momento yo estaba en Suecia. Pero sí fui al Estadio de Francia para asistir al partido inaugural entre Escocia y Brasil. Estaba junto a cuatro escoceses totalmente locos. Crearon un ambiente increíble. ¡Llevaban un kilt, me encantaba! Cada vez que Ronaldo hacía una buena jugada, gritaban diciendo palabrotas, aunque sin llegar a ser malos en ningún momento. No recuerdo el resultado, pero sí que fue un partido fantástico, y que nosotros estábamos arriba de todo. Esa atmósfera en el estadio, aquellos cuatro escoceses y el ambiente que crearon hicieron que me gustase muchísimo el partido. Fue genial. Eran tan buenos que acabé el partido animando a Escocia, cuando al principio iba con Brasil (risas).

Volviendo al FIFA Ballon d’Or, ¿a quién pondría escoltando a Zlatan para completar el podio ideal?
De segundo, a Didier Drogba, porque me encanta, y de tercero, a Samuel Eto’o, ¡porque es camerunés!

Cuando era más joven, entre el baloncesto y los estudios, ¿era difícil hacer sitio para el fútbol en su vida cotidiana?
Cuando se vive en Estados Unidos ya es difícil ver los partidos, pero aun así yo lo conseguía. No me perdía muchos grandes partidos del PSG, sobre todo los del Olympique de Marsella. En 1993 también tuve la suerte de estar en Múnich para asistir a la final entre el Marsella y el AC Milan. Me llevó mi padre. También fui al Maracaná para ver al Flamengo cuando estuvimos en Brasil con los Bulls, fue estupendo. He visto grandes partidos, ¡y el ambiente del fútbol es algo increíble! ¡Es algo que no se puede perder! Incluso alguien que no lo siga en el día a día y que no conozca a todos los jugadores se divertirá muchísimo en un estadio de fútbol, en Europa o en Brasil. Lo que me hace soñar a mí es el ambiente que crean los hinchas.

Para terminar, ¿ve puntos comunes entre el fútbol, al que usted juega para divertirse, y el baloncesto?
Estoy convencido de que hay similitudes en los sacrificios que hay que hacer por el equipo. Y, por las conversaciones que he tenido con mi padre, sé que incluso en los deportes individuales hay muchos puntos en común con los deportes colectivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>